En este momento estás viendo La buena, la mala

La buena, la mala

El crecimiento de la economía se mide por el comportamiento de la producción de bienes y servicios, que el INEGI reporta trimestralmente con el Producto Interno Bruto, PIB, y mensualmente con el Indicador Global de la Actividad Económica, IGAE.

La producción de satisfactores, dado que para producir alguien debe trabajar, está relacionada con la creación de empleos, y dado que a quien trabaja se le paga por hacerlo, también se relaciona con la generación de ingresos, empleos e ingresos de los que depende, en buena medida, el bienestar de las personas.

¿Cómo va el año en materia de crecimiento?

El INEGI publicó el IGAE para febrero y hay dos noticias, la buena y la mala, dependiendo de cómo compare uno, habiendo dos posibilidades: la comparación anual, comparando cada mes con el mismo mes del año anterior; la comparación mensual, comparando cada mes con el mes anterior. La buena noticia tiene que ver con la comparación anual. La mala con la mensual.

En términos anuales en febrero la producción creció 2.7 por ciento, con lo cual se sumaron cuatro meses consecutivos con crecimiento cada vez mayor: noviembre 0.5, diciembre 1.2, enero 1.9, febrero 2.7. Esta es la buena noticia. Las actividades primarias (aprovechamiento de recursos naturales) decrecieron 2.4, las secundarias (industrias) y terciarias (servicios) crecieron 2.5 y 2.8.

En términos mensuales en febrero la producción no creció, con lo cual sumamos dos meses consecutivos con un crecimiento cada vez menor: enero 0.4 y febrero 0.0 por ciento. Esta es la mala noticia. Las actividades primarias y secundarias decrecieron 3.8 y 1.0, y las terciarias crecieron 0.6 por ciento.

De las dos noticias, ¿cuál es la más importante? Depende de cuál sea la mejor manera, comparación anual o mensual, de tomarle el pulso a la economía. ¿Cuál es? La mensual, comparando un determinado mes, no con el mismo mes del año anterior, sino con el mes inmediatamente anterior, y comparando febrero con enero la producción de bienes y servicios, y con ella la economía, no creció, con el efecto negativo sobre la creación de empleos, la generación de ingresos y el bienestar de las personas.

Según el Indicador Oportuno de la Actividad Económica, IOAE, que estima (hasta donde es posible estimar en materia de economía), el comportamiento del IGAE, en marzo, en términos anuales, éste habría crecido 0.4 por ciento, muy por debajo del crecimiento del 2.7 que tuvo en febrero, por lo cual habríamos pasado de la buena noticia de febrero a la mala de marzo. El dato observado lo conoceremos el 19 de mayo.

En febrero el nivel de producción fue similar al que tuvimos en marzo de 2020, lo cual significa un retroceso de prácticamente dos años, y se ubicó 3.3 por ciento por debajo del máximo histórico que se logró en agosto de 2018.

E-mail: arturodamm@prodigy.net.mx

Twitter: @ArturoDammArnal