Seguridad jurídica

Seguridad jurídica

México, ¿cómo vamos? (@MexicoComoVamos) es “una iniciativa (…) de un grupo plural de expertos en economía, comprometidos con impulsar un crecimiento acelerado y sostenido del país”, crecimiento sin el cual no hay manera de lograr, ya sea por la generación personal de ingreso (l correcto), ya por la redistribución gubernamental del mismo (lo incorrecto), mayor bienestar, que depende de la cantidad, calidad y variedad de los bienes y servicios disponibles.

El crecimiento de la economía se mide por el comportamiento de la producción de bienes y servicios, de la cual depende la creación de empleos (para producir alguien tiene que trabajar) y la generación del ingreso (a quien trabaja se le paga), empleos e ingresos necesarios para poder adquirir los bienes y servicios para satisfacer las necesidades (y para que el gobierno cobre impuestos).

La producción de bienes y servicios, la creación de empleos y la generación de ingresos dependen de las inversiones directas, que se destinan, precisamente, a producir bienes y servicios, a crear empleos y a generar ingresos, inversiones que a su vez dependen de la confianza de los empresarios, que a su vez depende de la seguridad jurídica, que tiene dos componentes: leyes justas, que reconozcan plenamente, definan puntualmente y garanticen jurídicamente los derechos (en este caso de los empresarios), y autoridades honestas y eficaces que las hagan valer, lo cual supone que son las primeras en respetarlas.

Lo anterior viene a cuento porque mes tras mes México, ¿cómo vamos? nos hace, a sus colaboradores, una pregunta. La de julio fue: “Ante la entrada en vigor del T-MEC el primero de julio, ¿a qué le debe dar prioridad México para maximizar el impacto positivo del Tardado sobre la economía mexicana?” En el 83.3 por ciento de las respuesta recibidas se señala que, sin Estado de Derecho, sin seguridad jurídica, que dependen del gobierno, no del T-MEC, no se maximizará el impacto positivo del tratado sobre la economía, y no tanto por el lado del comercio, sino por el flanco de la atracción de inversiones extranjeras directas que, produciendo en México, y creando empleos y generando ingresos, puedan aprovechar las ventajas que el T-MEC les brinda para exportar sin tantas trabas a los Estados Unidos y el Canadá.

“Recobrar la confianza de los empresarios”;  “Dar certeza jurídica a la inversión”; “Respeto irrestricto al Estado de Derecho”; “Respeto absoluto al Estado de Derecho”; “Dar certidumbre a los inversionistas de que las reglas no cambiarán de manera arbitraria”; “Dar certeza jurídica a los agentes económicos”; “Estado de Derecho con estabilidad de reglas”. Así, por el estilo, el 83.3 por ciento de las repuestas. Lástima que el gobierno no lo entienda. El daño será enorme.

E-mail: arturodamm@prodigy.net.mx

Twitter: @ArturoDammArnal