Me refiero a la Miscelánea Fiscal, MF, que, junto con los Criterios Generales de Política Económica, la Iniciativa de Ley de Ingresos de la Federación, y el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación, forman el Paquete Económico, que año tras año presenta el Ejecutivo para que lo analice, discuta y modifique el Legislativo, determinando cómo y cuánto ingreso obtendrá el gobierno, y cuánto, en qué, para qué y cómo gastará el gobierno. El Ejecutivo propone y el Legislativo dispone, pudiendo disponer, si el grupo político del Ejecutivo tiene la mayoría para ello, lo que el Ejecutivo propone.

Centro la atención en la MF, en las disposiciones que, en materia de impuestos, presenta todos los años la SHCP, con la intención de modificar las leyes tributarias, todo lo cual es la muestra más clara de que no hemos sido capaces de formar un sistema tributario correcto, razón por la cual año tras año hay que modificarlo, lo cual genera inseguridad entre los contribuyentes, tanto personas físicas como morales, lo cual le resta competitividad al país, que es la capacidad para atraer, retener y multiplicar inversiones directas, de las que dependen la producción de bienes y servicios, la creación de empleos, y la generación de ingresos, empleos e ingresos de los que depende el bienestar de las familias.

En México el contribuyente nunca sabe, a un plazo mayor de doce meses, qué impuestos y a qué tasas va a pagar, y no lo sabe porque todos los año existe la posibilidad de la MF y, por lo tanto, de cambios en los impuestos, que podrán ser menores, inclusive favorables para ciertos grupos de contribuyentes, pero que de todas maneras generan inseguridad, restándole competitividad a la economía.

En México basta y sobra que el Ejecutivo proponga cobrar más impuestos, y que el Legislativo lo disponga, para que el contribuyente tenga que entregarle al recaudador una mayor parte del producto de su trabajo, que en eso consiste el cobro de impuestos: en obligar al contribuyente a entregarle al recaudador parte del producto de su trabajo, lo cual, si aceptamos que la persona tiene derecho al producto íntegro de su trabajo, resulta cuestionable, por lo que hay que encontrar la justificación correcta al cobro de impuestos (aquí mi punto de vista al respecto: https://relial.org/biblioteca/libro/propiedad-privada-condicion-de-posibilidad-del-ejercicio-de-la-libertad-individual).

En México la discrecionalidad del gobierno a la hora de decidir qué impuestos cobrar, a qué tasa, y a quién, es total, lo cual quiere decir algo muy grave: que el derecho de propiedad sobre nuestros ingresos no está, ni plenamente reconocido, ni puntualmente definid, ni jurídicamente garantizado. La MF es muestra de ello, y ello es muestra del Estado de Chueco.

E-mail: arturodamm@prodigy.net.mx

Twitter: @ArturoDammArnal