En este momento estás viendo La inexplicable escasez de oro y plata en México

La inexplicable escasez de oro y plata en México

De acuerdo al Consejo Mundial del Oro (WGC, por sus siglas en inglés), México está en el “Top 10” de productores del metal en el mundo. En el ranking 2021, nuestro país aparece en la octava posición con 124.5 toneladas producidas ese año. Puede ver los 10 primeros lugares en la siguiente tabla, cortesía del WGC:

Sin embargo, México destaca aún más en la producción de plata, en el que sigue consolidado – por mucho- como el principal productor del planeta con 196.7 millones de onzas (6 mil 118 toneladas) en 2021. Le comparto también los primeros 10 productores en el siguiente cuadro, cortesía del Instituto de la Plata (The Silver Institute):

Por desgracia, de poco sirve ser grandes productores globales porque a diferencia de China, por ejemplo, donde el 100 por ciento del oro se queda en su propio territorio, los metales preciosos producidos en el país son mayoritariamente exportados.

Aun así, con nuestras cifras de producción resulta difícil entender por qué hoy por hoy en México hay una notable escasez de monedas de oro y plata, que se manifiesta en la falta de existencias en los distribuidores a lo largo y ancho del territorio nacional.

Este problema es atribuible por completo al Banco de México (Banxico).

Resulta lamentable, porque el objetivo prioritario del Instituto Central es procurar la estabilidad del poder adquisitivo del peso, y entre sus funciones más importantes está la de regular la emisión y circulación de moneda, lo que incluye asegurar que siempre haya todo el circulante que se requiera.

Cabe destacar que de acuerdo a la Ley Monetaria de los Estados Unidos Mexicanos, también forman parte del sistema las monedas metálicas acuñadas en platino, en oro y en plata, cuyo peso, cuño, ley y demás características señalen los decretos relativos.

Es decir, Banxico está incumpliendo con su obligación de asegurar el suministro monetario, y con ello, está afectando el bolsillo de millones de mexicanos que históricamente han buscado en monedas de oro y plata un refugio contra la inflación.
En México, las monedas más populares de oro y plata son el centenario y las onzas Libertad, respectivamente.

En el siguiente gráfico, gracias a la línea roja de tendencia se aprecia con claridad que la puesta en circulación mensual de onzas de plata Libertad va marcadamente a la baja, y hay meses en los que incluso ha llegado a cero.

Este es un tema preocupante, insisto, porque la inflación está en niveles no vistos en más de 20 años, y el público tiene pocas alternativas de inversión a su alcance que valgan la pena.

La inflación hace que nuestros ahorros pierdan poder de compra, por lo que es indispensable que invirtamos NO en pesos sino en activos que aumenten su valor con el paso del tiempo, como la plata y sobre todo el oro.

De hecho por eso son tan populares las onzas de plata Libertad, porque son (o eran) una alternativa económica al alcance de la mayoría.

Cada moneda se vende hoy en aproximadamente 500 pesos, y justo por la inflación así como por los problemas geopolíticos y económicos del mundo, la expectativa es que seguirá subiendo muy fuerte de precio. Por eso es un problema que se escaseen, pues aunque en teoría estén muy “baratas”, si no se consiguen por ninguna parte debido a que Banco de México no las pone en circulación en cantidades suficientes, no sirve de nada.

Según cifras del propio Banxico, el año pasado puso a circular en total poco más de 438 mil monedas de una onza de plata de la serie Libertad. Para tener una perspectiva histórica, le cuento que el máximo histórico se alcanzó en 2009 – año de la crisis y Gran Recesión- cuando Banxico puso a circular más de 1.5 millones de estas monedas. ¡Más del triple!

Pero el desabasto es aún más crítico en el caso de los centenarios de oro. A causa de ello, aunque varios bancos y casas de cambio publican “precios informativos”, ¡no cuentan con inventario! La respuesta siempre es la misma: “no hay monedas”. Haga la prueba en su sucursal bancaria más cercana.

Eso tiene una explicación que en este segundo gráfico puede verse con claridad: la línea de tendencia bajista es mucho más marcada en el oro que en la plata. No es de extrañar, pues Banxico ha puesto en circulación mensualmente cada vez menos centenarios. Por ejemplo, el mes de julio pasado fueron sólo 300 para todo el país, y no es la cifra más baja. ¡Increíble!

De continuar la tendencia actual, el desabasto acumulado durante los últimos años va a tardar también años en resolverse.
Solicité a Banco de México una opinión o posicionamiento al respecto desde el lunes, pero al cierre de este artículo no ha habido respuesta.

Ojalá que la gobernadora, Victoria Rodríguez Ceja, tome cartas en el asunto, porque este tema está en manos de Banxico, y no depende de nadie más resolverlo.