En este momento estás viendo Izquierda inteligente

En anterior editorial (La Izquierda) escribí que el problema con la izquierda, socialista o comunista, es la violación de los derechos, comenzando por el de propiedad privada, de los ingresos (socialismo), de los medios de producción (comunismo).

La izquierda socialista está a favor de la redistribución gubernamental del ingreso, del producto del trabajo. La comunista favorece la planificación gubernamental de la economía, de las actividades económicas privadas. Las dos son injustas pero la socialista es inteligente.

El comunismo, con el monopolio gubernamental de los medios de producción, con  la planificación gubernamental de la economía, y sin libertad individual para producir, ofrecer y vender, logra, en materia de producción de bienes y servicios, de creación de empleos, de generación de ingresos, y de bienestar, malos resultados. Lo muestra la historia y lo demuestra la teoría.

El socialismo, con la redistribución gubernamental del ingreso, del producto del trabajo, logra, en materia de producción, empleos, ingresos y bienestar, mejores resultados que el comunismo, pero no tan buenos como los que consigue la economía de mercado, sin planificación de la economía y sin redistribución del ingreso.

La izquierda inteligente, que es la socialista, permite la libertad individual para producir, ofrecer y vender, y la propiedad privada de los medios de producción necesarios para poder producir, ofrecer y vender bienes y servicios, lo cual resultada en una mayor generación de ingreso y, por lo tanto, en la posibilidad de una mayor redistribución gubernamental del mismo, que es lo que los socialistas pretenden, mayor generación de ingreso que no se logra con el comunismo.

La izquierda socialista, que permite la libertad individual para emprender, y la propiedad privada de los medios de producción, está, sin embargo, contra la propiedad privada del ingreso, creyendo tener el derecho, que no pasa de ser el poder, para redistribuirlo en función de las necesidades insatisfechas de quienes son incapaces de generar el ingreso suficiente que les permita satisfacerlas por su cuenta.

La izquierda socialista entiende que para redistribuir la mayor cantidad posible de ingreso se necesita generar la mayor cantidad posible del mismo, para lo cual se necesita de la libertad individual para producir, ofrecer y vender, para lo cual se necesita de la propiedad privada de los medios de producción, propiedad privada y libertad individual contra las que está la izquierda comunista.

Ambas izquierdas hacen daño, pero el que hace la socialista, en contra del derecho a la propiedad privada del ingreso, es menor que el que hace la comunista, en contra de los derechos a la propiedad privada sobre los medios de producción y a la libertad individual para emprender.

E-mail: arturodamm@prodigy.net.mx

Twitter: @ArturoDammArnal