En este momento estás viendo Itinerario del progreso económico

Itinerario del progreso económico

En México sobrevive en condición de pobreza, según los datos más recientes del CONEVAL, el 43.9 por ciento de la población, lo cual es una vergüenza. Y lo es porque si algo queda claro a estas alturas de la historia, tanto de la economía, como de la ciencia y las teorías económicas, es cuál es el itinerario del progreso económico, del cual depende el bienestar de la gente, variable con la cual hay que medir y calificar el desempeño económico de un país.

En este análisis presentaré el esquema general del camino que hay que seguir, y por lo tanto de los pasos que hay que dar, hacia el progreso económico.  

Conviene empezar por el principio, y en economía todo empieza por la escasez, que es, como me gusta llamarlo, el problema económico de fondo. ¿Cómo hay que entender la afirmación “La escasez es el problema económico de fondo”? Como el hecho de que no todo alcanza para todos, menos en las cantidades que cada uno quisiera, y mucho menos gratis. Quien esté dispuesto a pagar el precio al que el oferente está dispuesto a vender conseguirá lo que quiera. Tal es la eficacia del sistema de precios.

Que no todo alcance para todos, y menos en las cantidades que cada uno quisiera, plantea la siguiente pregunta: ¿qué y cuánto le toca a cada uno? Supongamos que la cantidad ofrecida de X es uno y la demandada diez. Hay escasez: suponiendo que cada uno quiere una unidad de X, X no alcanza para todos. ¿Cómo determinar quién de los diez se queda con X? Hay varias maneras. Primera, la rifa: el ganador se queda con X. Segunda, la pelea: el ganador se queda con X. Tercera, el amiguismo: el amigo del dueño de X se queda con X. Cuarta, la necesidad: se queda con X quien más lo necesite, con el problema de determinar objetivamente quién lo necesita más. El problema con cualquiera de estas cuatro maneras de determinar quién se queda con X es que uno de ellos se queda con X pero el dueño de X se queda con nada y, si el dueño de X vive de producir, ofrecer y vender X, y los demandantes quieren seguir comprando y consumiendo X, el dueño no puede regalarlo, teniendo que venderlo. ¿Cómo? En este caso organizando una subasta, recurriendo a los precios. ¿Quién da más?

Si ha de mantenerse la producción y oferta de X, condición para mantener su compra y consumo, deberá recuperarse su costo de producción, para lo cual tendrá que venderse al precio que haga posible esa recuperación.