En este momento estás viendo Efectivo y acciones son basura, necesitas invertir en activos reales

El reconocido gestor de fondos de cobertura Ray Dalio cree que el bitcoin es tan importante como el oro y otros activos reales en una cartera bien diversificada. Y estamos de acuerdo.

En una entrevista con la cadena CNBC, el multimillonario fundador de Bridgewater Associates, el fondo de cobertura más grande del mundo reiteró su tesis de que “el dinero en efectivo es basura” debido a la velocidad a la que sus poseedores están perdiendo poder adquisitivo.

Cabe señalar que la inflación anual del consumidor en Estados Unidos alcanzó el 8.3 por ciento en abril, sólo un 0.2 por ciento por debajo del máximo de 40 años del mes anterior. Para combatir la inflación, la Reserva Federal está subiendo las tasas de interés más agresivamente que en las dos últimas décadas, y aunque no lo diga, lo que busca es provocar una recesión de “aterrizaje suave”. Sí conseguirá provocar una recesión, pero de ninguna manera será “suave” sino un “aterrizaje forzoso”. Justo por eso hay que seguir evitando los activos de riesgo. Nunca se debe pelear contra la Fed, cuyo endurecimiento monetario seguirá afectando el precio de las acciones, que según Ray Dalio son aún más “inútiles” que el efectivo. Por ahora es cierto.

“La cuestión es qué va a dar un rendimiento real. Hemos pasado a un entorno en el que los activos que lo hacen bien, como en los años 70 -activos de rentabilidad real- son las mejores inversiones“, refiriéndose a activos reales como las materias primas.

El multimillonario cree que la actuación de la Reserva Federal al inundar la economía de dinero y crédito ha creado una deuda sin precedentes, que culminará con “rendimientos reales negativos” en general, es decir, por debajo de la inflación, que ya estamos viendo en los instrumentos tradicionales que pagan intereses como los bonos. En cuanto a la diversificación de los portafolios de inversión, mencionó al bitcoin como un activo digno de un pequeño papel en el portafolio, desempeñando el rol de “oro digital”. Y es que el bitcoin si bien no es un activo real como el oro físico, sí es un activo virtual de oferta restringida y fundamentos de demanda que seguirán creciendo en el largo plazo.

“Creo que estamos en un entorno en el que nos vamos a preguntar ¿cuál es el nuevo dinero? ¿Cuál es el tipo de dinero que se puede mover entre países, que es un medio de intercambio y un depósito de riqueza?”, cuestionó Dalio.

Aunque este gestor de fondos cree que los inversionistas de bitcoin están muy preocupados por la criptomoneda en el entorno bajista actual, señaló que esta ha conseguido un gran logro monetario y de precios en los últimos 11 años, por lo que él mismo ha invertido un pequeño porcentaje de su propia riqueza en ella.

En los últimos años el propio Dalio ha cambiado su forma de ver el bitcoin, y ahora lo recomienda como una alternativa complementaria al oro. Sin embargo, el inversor ha declarado anteriormente que, si la criptomoneda crece demasiado, los gobiernos acabarán por derribarla, y tiene razón.

En este mismo sentido, también el gigante bancario JP Morgan dijo esta semana que el bitcoin y las criptomonedas se encuentran entre sus “inversiones alternativas” preferidas, por encima de los bienes raíces.

“De este modo, sustituimos el sector inmobiliario por los activos digitales como nuestra clase de activos alternativos preferida junto con los fondos de cobertura”, escribieron los estrategas del banco, un argumento que refuerza la postura que tenemos en Top Money Report: ante el escenario inflacionario más grave del último medio siglo, debemos evitar al máximo las divisas gubernamentales e invertir lo más rápido posible los ingresos y ahorros generados en ellas, comprando activos reales y virtuales con sólidos fundamentos de demanda y apreciación a futuro.

Esto implica construir una cartera sólidamente diversificada con una base poderosa de oro, seguida posiciones amplias en materias primas y algo de bitcoin. La alternativa de quedarse en instrumentos tradicionales como plazos fijos, efectivo o fondos de deuda, no es una buena opción.