¿Crecimiento en forma de V?

¿Crecimiento en forma de V?

El anterior Pesos y Contrapesos lo dediqué el tema del “efecto rebote” que, en materia del crecimiento de la economía, que se mide por el comportamiento de la producción de bienes y servicios, el PIB, tendrá lugar este año, en el que la economía podría crecer, como lo pronosticó Arturo Herrera, hasta cinco por ciento.

Según los resultados de la encuesta de febrero, del Banco de México, a los especialistas en economía del sector privado, en 2021 la economía podría crecer a una tasa entre 2.7 por ciento (la proyección más pesimista), y 6.0 (la más optimista), con la media en 3.9. ¿Puede crecer la economía este año al cinco por ciento como lo predijo Herrera? Sí, es uno de los escenarios posibles.

Repito lo que escribí en mi columna anterior: “si este año crecemos al cinco por ciento, el nivel del PIB será, todavía, 3.93 por ciento menor que el del 2018, antes de que empezara la recesión”, por lo que, si por recuperación entendemos volver a estar, en términos del nivel del PIB, como estábamos antes de la recesión, la recuperación seguirá pendiente.

Además de lo anterior hay que considerar que, lo más probable, es que el crecimiento de este año no será, como lo fue en otras recesiones, en forma de V. ¿Cuándo, después de una recesión, se tiene un crecimiento en forma de V? Cuando, después de haber decrecido un año al X por ciento, al año siguiente se crece, más o menos, al X por ciento, como sucedió en las dos recesiones anteriores, 1995 y 2010.

En 1995, consecuencia de tristemente célebre error de diciembre de 1994, la economía decreció 6.3 por ciento. Al año siguiente, 1996, el crecimiento fue 6.7 por ciento. Crecimiento en forma de V.

En 2009, efecto de la Gran Recesión, la economía decreció 5.3 por ciento. En 2010, un año después, el crecimiento fue 5.2 por ciento. Nuevamente, crecimiento en forma de V.

En 2020, resultado de la combinación del Efecto 4T con el Efecto Covid-19, el crecimiento de la economía mexicana fue menos 8.5 por ciento. Considerando la media de las 34 respuestas recibidas por el Banco de México en la encuesta de febrero, este año la economía crecerá 3.9 por ciento. Para que se diera el crecimiento en forma de V el crecimiento debería ser más/menos 8.5 por ciento. En el mejor de los casos, predicción más optimista, será 6.0 por ciento. En el peor, predicción más pesimista, será 2.7 por ciento.

Tres conclusiones: (i) este año, consecuencia del “efecto rebote”, la economía podría crecer hasta seis por ciento, lo cual ubicaría al PIB 3.01 por ciento por debajo del de 2018, antes de que empezara la recesión; (ii) cualquiera que sea el crecimiento éste año no será en forma de V; (iii) cualquiera que sea el crecimiento éste año el mismo será el resultado del “efecto rebote”, no de buenas políticas económicas.

E-mail: arturodamm@prodigy.net.mx

Twitter: @ArturoDammArnal