En este momento estás viendo Bitcoin y criptos: un año para olvidar

Bitcoin y criptos: un año para olvidar

¡Un año caótico! Sí, así fue el 2022 para los mercados, con caídas de un 15 por ciento en la bolsa estadounidense, de más del 20 por ciento en los mercados de bonos y superior al 50 por ciento en el universo cripto desde su máximo en 2021.

Tras eufóricos niveles en 2021, el mercado de las criptomonedas ha enfrentado un entorno difícil que ha provocado ventas masivas, implosiones de nuevos proyectos como TerraLuna, quiebras de empresas como Celsius y Voyager Digital y la fulminante caída del exchange de FTX.

Las dos monedas digitales más importantes, bitcoin y ethereum, han perdido tres cuartas partes de su valor. Esto ocurrió en los últimos 12 meses transcurridos desde que el bitcoin alcanzó un máximo de más de 68,000 dólares, en noviembre de 2021.

Así, el mercado cripto, valorado en su mejor momento en unos 3 billones de dólares, ronda ahora los 900,000 millones, es decir que tuvo una pérdida de 2.1 billones, que se produjo en su mayoría durante 2022.

¿Qué más ha pasado en el mercado de las criptomonedas este año?

• En un abrir y cerrar de ojos, FTX se hundió desde una valoración de 32,000 millones de dólares hasta la quiebra, ya que la liquidez se secó, los clientes exigieron retiradas y la bolsa rival Binance rompió su acuerdo no vinculante para comprar la empresa.

• Coinbase informó de una caída de los ingresos de más del 50 por ciento en el tercer trimestre con respecto al año anterior, y una pérdida de 545 millones de dólares. En junio de 2022, la empresa recortó a un 18 por ciento de su plantilla.

• Cuando TerraUSD y su token hermano –llamado luna– cayeron por debajo de la marca de un dólar, la confianza en las stablecoins se evaporó y más de 40,000 millones en riqueza fueron eliminados en el colapso de luna.
• En junio, la plataforma de préstamos Celsius detuvo los retiros debido a las condiciones extremas del mercado, y Binance también los frenó. Mientras, el criptoprestamista BlockFi recortó el 20 por ciento de su fuerza laboral después de haberla quintuplicado desde finales de 2020.

La corriente descendente del mercado de criptomonedas comenzó a finales de 2021, cuando las tasas de inflación comenzaron a aumentar y generaron preocupación de que la Reserva Federal (Fed) estadounidense comenzaría a aumentar las tasas de interés y a retirar dólares de la circulación, lo que sigue en marcha. En ese entonces (era diciembre) el bitcoin cayó un 19 por ciento, pero los descensos se extendieron en los meses siguientes.

Lo comentado líneas arriba es apenas un pequeño resumen de lo caótico que fue el 2022 para el mercado, porque podríamos seguir y seguir hablando de quiebras de empresas criptográficas que lo derrumbaron.
Ese desplome acabó también (otra vez) con los sueños de miles (o millones) de microinversores que creen que pueden hacerse ricos con criptos.

Vale la pena recordar, por ejemplo, que de acuerdo con una investigación de la revista Money, más del 70 por ciento de los estadounidenses que invierten en criptomonedas creen que tienen las herramientas para convertirse en multimillonarios.

Las generaciones más jóvenes, que invierten en criptodivisas más que los grupos de mayores, afirman que algún día podrán alcanzar el estatus de multimillonario, dijeron alrededor del 55 por ciento de millennials y el 66 por ciento de personas de la Generación Z encuestadas.

Esto nos revela que, sin una justificación racional, muchos inversores creen que las criptos harán realidad sus sueños de alta riqueza –invirtiendo apenas unos cuantos cientos o miles de dólares–.

Por eso le digo que este desplome se ha llevado más que sólo capitalización del mercado. De momento, las esperanzas de millones de ingenuos se han vuelto a esfumar hasta el próximo mercado alcista. Un ciclo sin fin en el que la realidad siempre acaba golpeando duro.

Que no se malentienda. En Top Money Report consideramos que las criptos y el mundo virtual tienen un gran futuro, pero de ninguna manera se puede estar seguro de ello: el factor del riesgo de fracaso siempre estará ahí. La tecnología es así: viene, innova y luego es desplazada por nueva tecnología. El bitcoin y las demás criptos no serán la excepción.

Por eso invierta con cuidado, inteligencia y racionalidad, con la asesoría de fuentes confiables como la de este boletín financiero.

El “youtuber” más famoso, el “tiktoker” con más seguidores y otros, quizás no sean las mejores fuentes para decidir en qué invertir. ¡Téngalo presente!