Cito de la nota aparecida en @politicomx: “El diputado de Movimiento Ciudadano, Jorge Álvarez, aseguró que para combatir la vulnerabilidad en México, el Frente Ciudadano propone otorgar una renta mensual de 10 mil pesos al año para erradicar la pobreza (…) La  propuesta incluirá que cada año todos, incluyendo niños, contarán con esa cantidad”.

Los mexicanos no son corruptos por naturaleza. Los altos porcentajes de corrupción son resultados de un entorno legal que la propicia. En México es más fácil y productivo ser corrupto que honesto. Los corruptos ganan, los honestos pierden. El lema “el que no transa no avanza” lo hace realidad un entorno lleno de reglamentaciones y leyes confusas, con un alto grado de discrecionalidad, que deja en manos de los funcionarios el poder abrir una empresa, construir, cambiar de giro, vender, comprar y contratar.

El crecimiento de la economía se mide por el comportamiento de la producción de bienes y servicios, que depende de la inversión directa, ID, que es la que apuntala y abre empresas, produce bienes y servicios, crea empleos y le permite, a quienes obtienen esos puestos de trabajo, generar ingresos. Una componente importante de la ID es la inversión fija bruta, IFB, que se realiza en instalaciones, maquinaria y equipo, proporcionando la infraestructura física para llevar cabo los procesos de producción de los bienes y servicios, variable con la que se mide el crecimiento de la economía. ¿Cómo vamos en México en materia de IFB, y por lo tanto de ID?

Todo apunta para que, antes de que termine el año, finalice la aprobación de la reforma tributaria de Trump que, entre otras cosas, reducirá el impuesto a las empresas del 35 al 20 por ciento, lo cual incrementará la competitividad tributaria de los Estados Unidos, haciéndolo un país más atractivo para las inversiones directas, que abren empresas, producen bienes y servicios, crean empleos y le permite, a quienes obtienen esos puestos de trabajo, generar ingresos.

¿Qué significa la liberación de los precios de las gasolinas?

En primer lugar que los gasolineros podrán ofrecer la gasolina al precio que crean más conveniente con el fin de maximizar sus utilidades, tal y como debe hacer cualquier oferente, de cualquier bien o servicio, precio que deben fijar dentro de una banda de fluctuación, cuyo límite inferior está dado por lo que le cuesta al gasolinero ofrecer el combustible, precio que, si el consumidor quiere disponer de gasolina, debe ser suficiente para, por lo menos, cubrir dicho costo. El límite superior está dado por el precio máximo que el consumidor está dispuesto a pagar por el combustible, precio que, si el oferente quiere seguir vendiendo, tendrá que ser igual o menor que ese máximo.

“El salario mínimo no alcanza, hay que aumentarlo” dicen políticos para ganar simpatizantes entre ignorantes de los resultados de subir los mínimos, que reducen los ingresos reales de los que viven en la informalidad, la mayoría de los cuales no tiene un patrón que les pague un salario, son auto empleados, empresarios callejeros o en su casa.