Narcotráfico: la solución en EUALas drogas son una tragedia para los adictos. Pero criminalizar su uso convierte la tragedia en un  desastre para la sociedad, tanto para quienes las consumen como para quienes no las consumen”. Milton Friedman. Premio Nobel de Economía.1990.

A pesar de que el actual gobierno mexicano ha logrado cifras récord tanto en captura y encarcelamiento de narcotraficantes como en los decomisos de droga, la sociedad se encuentra intranquila y no cesan los reclamos de una mayor seguridad.

Los renglones en el presupuesto del gobierno que más se incrementan son los destinados a combatir al crimen organizado. Si no fueran tan  poderosas y con tantos recursos esas mafias, esos recursos públicos podrían destinarse a construir hospitales, clínicas, escuelas y obras de infraestructura.

Cerca del 90% de los juicios en el Poder Judicial Federal se relacionan con crímenes de narcotraficantes. Gran parte de los reclusos en las cárceles están detenidos por secuestros, robos y actividades ilícitas relacionadas con el crimen organizado. La mayoría de los asesinatos en el país  tienen que ver directa o indirectamente con los narcotraficantes.

Los Estados Unidos es el principal destino de la droga proveniente de América Latina. El pago de esa droga es la principal fuente de financiamiento del crimen organizado. Según cálculos de agencias de inteligencia norteamericanas, 90% de las armas para el crimen organizado en México provienen precisamente de los EUA.

DROGA, ELLOS CONSUMEN, NOSOTROS PAGAMOS

En los Estados Unidos gran parte de la cocaína introducida desde México la consumen en reuniones sociales para alargar las fiestas. Esos consumidores se sienten más felices con la droga que consumen, mientras en México con el dinero proveniente de esa droga se arma al crimen  organizado, que ha extendido sus tentáculos al secuestro y la extorsión.

El 18 de agosto de 2008 la conocida columnista de The Wall Street Journal, Mary Anastasia O'Grady, publicó un artículo que tituló  "México Pays the Price of Prohibitiorí", (México paga el precio de la prohibición). O'Grady sostiene que la guerra contra las drogas se libra incorrectamente y que el país más perjudicado es México.

La guerra contra las drogas ha generado más muertes en México, más de 19,000 de diciembre de 2006 a marzo de 2010, que los soldados muertos  en la guerra de Irak, 4,400 de marzo del 2003 a marzo de 2010.

La pérdida de miles de vidas y de millonarios recursos dedicados a la guerra contra el narcotráfico en México son debidos, sostiene Mary  O'Grady, a una infinctuosa prohibición de ciertas drogas. Esa prohibición, al igual que pasó con el alcohol en 1929, genera más daños sociales que beneficios.

México es el trampolín de la droga, pero la alberca son los Estados Unidos. No habrá una solución definitiva al narcotráfico para los países trampolines si no se cambian las leyes en la alberca, los Estados Unidos.

No es suficiente que el Congreso norteamericano apruebe millonarios recursos para apoyar la guerra contra el narcotráfico en México, es indispensable que dentro de su país implementen un nuevo marco legal para quitarles el mercado a los narcotraficantes. Hasta ahora ningún adicto o  consumidor "social" de droga en EUA ha experimentado una escasez de droga, quizá aumentos en sus precios, como consecuencia de los muertos en México y de los millones gastados teóricamente para que no puedan comprar su vicio.

NARCOS, ¿QUITARLES EL MERCADO?

Una política que reduciría los ilícitos derivados del narcotráfico es quitarles parte de su mercado. A través de hospitales y clínicas se puede vender y suministrar droga a los adictos, clientes cautivos del crimen organizado.

El doctor en psicología, Mauricio Nelligan, un estadounidense radicado en México, me comentó una experiencia que, de generalizarse, puede reducir las ganancias de los narcotraficantes y ayudar a controlar el mercado ilegal de drogas. Hace unos años el Dr. Nelligan fue invitado a colaborar en una clínica de ayuda a drogadictos en Los Ángeles, California. En la clínica les daban a los adictos a la heroína un sustituto llamado metadona, con el compromiso de acudir una vez al mes a una entrevista con un psicólogo.

Los resultados de esa experiencia -me comentó el doctor Nelligan- fueron que, si bien más del 70% de los adictos siguieron consumiendo la  droga, más del 90% se integraron a la sociedad y estabilizaron su vida familiar. Al darles la droga en la clínica, la mayoría dejó de robar y delinquir. Muchos de ellos encontraron un empleo y ya no representaron  un peligro para la sociedad.

En las calles la dosis diaria para un heroinómano o cocainómano anda entre 100 y 300 dólares, lo que obliga a la mayoría de ellos a cometer ilícitos. Si el gobierno les aplica la droga en clínicas y hospitales a quienes están dispuestos a registrarse en un padrón anónimo y comprometerse a entrevistarse una vez al mes con una trabajadora social o psicólogo, se lograría reducir sustancialmente la delincuencia, reintegrar a los adictos a su familia y a la sociedad. Por otro lado, se les quitaría una tajada del mercado a los narcotraficantes.

Aunque no se legalice totalmente el consumo, al suministrarles a los adictos sus dosis diarias a un precio bajo y con vigilancia médica y psicológica, se reduce sustancialmente el mercado ilegal de droga.

Probablemente los adictos ricos, que no necesitan robar para su droga, no tengan interés de ir a un hospital a recibir una dosis, pero los enfermos humildes y de clase media, quienes son los principales clientes de los narcos, serían sacados de ese mercado.

Un informe de la Administración de Servicios para el Abuso de Sustancias y la Salud Mental, del gobierno estadounidense, calcula en 20 millones los adictos al consumo de drogas ilícitas, siendo las drogas más consumidas la mariguana, la cocaína y la heroína.

Ojalá los legisladores mexicanos y norteamericanos analicen la alternativa que busca quitarles el mercado a los narcotraficantes y va más allá de sólo aumentar los presupuestos para una lucha interminable contra el narcotráfico, que ha causado un mayor daño social en México en pérdida  de vidas, recursos e inseguridad, que en los Estados Unidos.

¿QUÉ DICEN ALGUNOS LÍDERES DE OPINIÓN?

"Entiendo la lógica, que es matar el estímulo económico que da la prohibición misma. Pero si la prohibición subsiste, por ejemplo, del lado de la frontera norte, ni se mata el estímulo económico y si se genera que se agrave el tema de la impunidad".

FELIPE CALDERÓN HINOJOSA

Presidente de México, 01/09/08. Programa Punto de Partida.

"La enorme capacidad de violencia y corrupción del narcotráfico sólo podrá ser combatida efectivamente si se debilitan sustancialmente sus  fuentes de ingresos. Con este propósito, el Estado debe crear las leyes, instituciones y regulaciones que permitan que las personas que han caído en la adicción de drogas dejen de ser compradores en el mercado ilegal para convertirse en pacientes del sistema de salud".

ERNESTO ZEDILLO

Ex Presidente de México. 12/02/2009.

Dragas y Democracia: Hacia un cambio de paradigma. "El grave problema del tráfico de drogas tiene que ver con el consumo norteamericano, nosotros podemos hacer lo que ustedes quieran, pero si no se resuelve allá, va a ser muy difícil".

JAVIER GONZALEZ GARZA

Ex Diputado del PRD. 12/02/09. Rumbo de México.

"Estados Unidos no va a legalizar las drogas. Esto no va a ocurrir. La adicción a las drogas es un problema de prevención seguido de tratamiento.

BARRY MC CAFFREY

Ex Zar Antidrogas de los E.U. 14/02/09. Reforma.

"El gobierno y la sociedad tienen que actuar, también con el mismo vigor y determinación, en el área de la prevención y la terapéutica de las adicciones. Se trata de lograr cerrar, lo más que se pueda, la llave que provee de usuarios de sustancias ilegales al narcotráfico, y así reducir el   consumo que alimenta el negocio. Al mismo tiempo podemos disminuir el dolor de las personas y las familias de los adictos. El corazón de este  problema son las debilidades humanas y las conductas irreflexivas, que colisionan con esquemas jurídicos inadecuados e inoperantes. Así se  propicia un gran mercado negro que aprovechan organizaciones delictivas transnacionales millonarias que, por encima de cualquier límite ético o político someten a la sociedad al Estado mediante la violencia."

JOSÉ ANTONIO ÁLVAREZ LIMA

Ex Gobernador de Tlaxcala, 23/02/09. Milenio.

“Quienes consideramos la opción menos mala para enfrentar las drogas sería su despenalización (gradual, cuidadosa, exploratoria) y tratar el problema como uno de salud pública (según ocurre con el alcohol y el tabaco), estamos conscientes de la dificultad política para instrumentar  ducha estrategia.”

JOSÉ ANTONIO CRESPO

Analista Político. 25/02/2009. Excélsior.

"En realidad el consumo es el que mantiene esta cadena: el flujo de recursos financieros por el sistema bancario de la Unión Americana, es lo que finalmente mantiene las células criminales en los países latinoamericanos".

CÉSAR DUARTE JAQUEZ

Ex Presidente del Congreso. 27/02/2009. La Razón.

"Por ello llegó la hora de reflexionar seriamente en otras opciones, en otras alternativas, en otras maneras de pensar sobre las drogas y reaccionar ante los retos que producen. El curso más racional para México sería contemplar la legalización de la mariguana".

DENIS DRESSER GUERRA

Analista política. 24/03/2010. Diario Vanguardia.

"En México hay más droga que en Estados Unidos. Por eso el tráfico de estas sustancias va de aquí para allá. Sin embargo, el uso de drogas en la Unión Americana es muy superior. Una tercera parte de los estadounidenses ha utilizado alguna vez drogas ilícitas, el 90 por ciento marihuana. Un 6 por ciento es consumidor habitual, lo cual se define como alguien que ha utilizado droga cuando menos una vez en el último mes  (Datos del National Criminal Justice Reference System).

"En México, en cambio, sólo el 5.2 por ciento de la población ha utilizado drogas ilegales en alguna ocasión. Quienes las han empleado cuando menos una vez en el último año (no en el último mes, como en Estados Unidos) son apenas 1.6 por ciento. Pero esta última cifra, que como las anteriores procede de la Encuesta Nacional de Adicciones 2008, se refiere tanto a drogas legales como ilegales, por lo que el consumo habitual de sustancias ilícitas es más bien cercano al 1 por ciento."

SERGIO SARMIENTO

Analista Político. 25/03/2010. Reforma.

"Legalizar la marihuana contribuiría, entre otras acciones, a recuperar la seguridad, porque hay que golpear el negocio, hay que golpear los ingresos, las ganancias del crimen organizado, no nada más ver la parte punitiva".

RENE ARCE ISLAS

Senador de la República. 26/03/2010. La Crónica.

"Los muchachos deben poderla comprar en una farmacia con una receta médica donde haya control de calidad porque no sabemos qué cosas  están consumiendo nuestro muchachos".

JULIETA FIERRO GROSSMAN

Astrónoma y Académica de la UNAM. 26/03/2010. Milenio.

"El narcotráfico en México se alimenta de los consumidores de drogas de los Estados Unidos. Y mientras no se reduzca el uso de narcóticos en los Estados Unidos, lo que pueda hacer el gobierno mexicano es relativamente poco.

El uso de drogas no es noticia en los Estados Unidos y está relativamente aceptada en muchos círculos. Contra eso también lucha México;  contra la aparente indiferencia que este tema causa del otro lado de la frontera."

JORGE RAMOS ÁVALOS

Periodista. 29/03/2010. Univisión.

"Si Estados Unidos no las legaliza, o ni siquiera debate al respecto, es inútil que nosotros lo hagamos. Creo que es un debate muy difícil".

FELIPE CALDERON HINOJOSA

Presidente de México 28/03/2010. CNN.