Devaluación en México

En el mundo socioeconómico todo tiene una causa y un efecto. Haciendo a un lado las causas de fuerza mayor: terremotos, inundaciones, etcétera, que se encuentran fuera del alcance del hombre, todo avance o disminución en el proceso económico de un pueblo, tiene su origen en el comportamiento de sus ciudadanos y dirigentes.

Roma fue grande por su pueblo y gobierno y Roma cayó por los romanos. Los fenómenos económicos se han cubierto, a través de la historia, con una serie de mitos y deformaciones tendientes a satisfacer ideologías de uno u otro bando o a justificar partidos y gobernantes.

Según sea la tendencia del autor que leamos, será la impresión que nos formemos de los fenómenos económicos pasados.

Más que la diferencia de recursos naturales, son las formas de organización social las que determinan que en ciertas zonas de la tierra exista progreso y abundancia y en otras subsista el atraso y la escasez.

El progreso y la abundancia no se crean en forma espontánea, son consecuencia de un clima social que permite al hombre desarrollar sus potencialidades, y cuando este clima es perturbado por un sistema de gobierno, el hombre no crea y la sociedad se estanca.

En México, en los últimos años, no sólo se ha estancado el progreso económico en muchos aspectos, sino que hemos retrocedido. Sin embargo, el gobierno nos presenta un panorama del cual deducimos que nuestro país nunca había estado tan bien, y que gracias a todas las medidas adoptadas hemos podido lograr una mayor justicia social, una mejor repartición de la riqueza y una mayor independencia económica.

Casi nadie se atreve a decir que esto es falso.

Los líderes obreros, empresariales y legisladores, emiten opiniones que en lugar de orientar a los sectores que dirigen, provocan una mayor confusión. En nombre de la prudencia y para no sembrar el pánico, no sólo ocultan los errores del gobierno, sino que hasta los aplauden. Unos por miedo de perder lo que tienen y otros con la esperanza de obtener una tajada del botín, callan, disimulan y justifican.

 

Luis Pazos - @luispazos1 - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Conferencista y analista de temas económicos, políticos y sociales

 

Compartir
Pin It