La importancia del PIB

El PIB, Producto Interno Bruto, es la producción de bienes y servicios para el consumo final, variable con la que se mide el crecimiento de la economía. El que, según la cifra oportuna, el PIB haya decrecido 2.4 por ciento durante el primer trimestre de este año, comparado con el mismo período del año anterior, quiere decir que la producción de satisfactores para el consumo final, entre enero y marzo de este año, resultó 2.4 por ciento menor, en términos reales, descontado el efecto de la inflación, que el año pasado.

Que el PIB decrezca es preocupante porque, si el problema económico de fondo es la escasez (no todo alcanza para todos, menos en las cantidades que cada uno quisiera, y mucho menos gratis), una de las condiciones que debe cumplirse para minimizarla es que se produzca lo más posible. ¿Cuál debe ser la mínima tasa de crecimiento del PIB? La tasa de crecimiento demográfico, para que el PIB por habitante se mantenga constante (de los males el menor). Crecimiento demográfico: 1.0 por ciento. Crecimiento económico: menos 2.4 por ciento.

Que el PIB decrezca es preocupante porque de la producción dependen los empleos (para producir alguien tiene que trabajar) y los ingresos (a quien trabaja se le paga), de tal manera que si la producción decrece, tarde o temprano, se perderán puestos de trabajo y fuentes de ingreso.

Directamente el PIB está relacionado con la producción de satisfactores y, por lo tanto, con una de las condiciones para la satisfacción de las necesidades. Indirectamente se relaciona con creación de empleos y generación de ingresos. Esa es la razón por la cual cuando a los economistas nos preguntan ¿cómo va la economía? una de las primeras respuestas que damos es en función del comportamiento del PIB.

Dada la importancia del PIB es que preocupa AMLO diga que conceptos como PIB y crecimiento deben quedar en desuso y ser sustituidos por conceptos como desarrollo y bienestar, como si se trata de lo uno o lo otro y no de lo uno y lo otro. En México hay mediciones del crecimiento (el PIB y el IGAE) y del bienestar (por ejemplo: El Índice Progreso Social México, @socprogressmx), sin olvidar que el bienestar, que depende de la cantidad, calidad y variedad de los bienes y servicios de los que se disponga, depende de la producción de esos satisfactores.

Pretender dejar en desuso el PIB, una de las variables más importantes para medir el desempeño de una economía, equivale a pretender dejar en desuso, uno entre muchos posibles ejemplos, la medición de la presión arterial en medicina. Grave error.

Que el PIB, por medir solo producción, es una medición cuantitativa, sí. Nadie ha pretendido que sea algo más, lo cual no quiere decir que, por esa razón, no sea muy útil para medir el desempeño de la economía. Lo es, y mucho.

E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Twitter: @ArturoDammArnal