Empresarios y economistas

Ya tenemos el Indicador de Confianza Empresarial (ICE) para abril, que mide la confianza de los empresarios de la manufactura, el comercio y la construcción, confianza de la cual dependen las inversiones directas, que producen bienes y servicios, variable con la que se mide el crecimiento de la economía, que durante el primer trimestre del año decreció, en términos anuales, 2.4 por ciento.

El ICE es un índice que va de 0 a 100 puntos. Entre 0 y 50 hay desconfianza. Entre 50 y 100 confianza. 0 es igual a total desconfianza, 100 a total confianza. Centro la atención en el resultado referente a la pregunta de si el actual es un buen momento para invertir directamente en el país. En abril del año pasado el ICE se ubicó en 37.3 unidades (desconfianza, malo). En abril pasado se ubicó en 11.8 unidades (mayor desconfianza, peor). Un mes antes, en marzo, se ubicó en 24.8 puntos.

En ambos casos, comparación mensual (con el mes anterior) y anual (con el mismo mes del año anterior), la desconfianza de los empresarios, con relación a si es buen momento para invertir directamente en el país, aumentó considerablemente, lo cual se traducirá en menos inversiones directas (en enero, último mes para el que tenemos información, dicha inversión cayó, en términos anuales, 9.2 por ciento), consecuencia de la desconfianza (generada por pésimas decisiones económicas de la 4T) y del efecto económico del coronavirus (aislamiento voluntario y prohibición de actividades económicas consideradas no esenciales).

Ya tenemos, también, los resultados de la encuesta del Banco de México sobre las expectativas de los especialistas en economía del sector privado, correspondiente a abril, y la media de las 38 respuestas recibidas a la pregunta por el crecimiento de la economía en 2020 es menos 7.27 por ciento (menos 12.0 la proyección más pesimista, menos 3.60 la menos). Para 2021 es 2.52 por ciento (0.40 la proyección más pesimista, 6.70 la menos). Para 2022 es 2.21 por ciento (0.90 la proyección más pesimista, 3.40 la menos).

Según los encuestados, en enero, el principal factor que podría obstaculizar el crecimiento de la economía mexicana era, con 21 por ciento de las respuestas, la inseguridad pública. En segundo lugar, con 19 por ciento, la incertidumbre política interna. En abril, con 26 por ciento de las respuestas, fue la debilidad del mercado externo y la situación de la economía mundial. En segundo lugar, con 15 por ciento, la incertidumbre sobre la situación económica interna. La situación económica es el principal problema.

Por último, el cien por ciento de los economistas encuestados considera que el actual es mal momento para invertir directamente en México.

Empresarios y economistas coinciden: éste no es un buen momento para invertir. El gobierno, ¿qué hará al respecto?

E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Twitter: @ArturoDammArnal