economía

Blindajes y estímulos

Las autoridades han dicho que la economía mexicana está blindada y que pronto anunciarán los estímulos para el crecimiento.

Hoy toco el tema de los blindajes, mañana el de los estímulos.

La primera pregunta es: la economía mexicana blindada, ¿contra qué? La pregunta viene a cuento porque del 13 de febrero al 13 de marzo (escogiendo arbitrariamente un período de tiempo), la bolsa de valores perdió 15.4 por ciento, el tipo de cambio peso - dólar aumentó 17.6 por ciento, y el precio del petróleo bajó 48.9 por ciento.

Si por blindaje entendemos un conjunto de elementos que se usan para proteger, en este caso de condiciones económicas adversas, como las tres señaladas en el párrafo anterior, el blindaje de la economía mexicana ha resultado ineficaz. Entonces, ¿contra qué está blindada la economía? Contra las consecuencias de esas condiciones adversas.

Ejemplo de blindaje son las coberturas cambiarias del Banco de México, mecanismo que le permite a las empresas e inversionistas protegerse de la volatilidad cambiara, fijando en el presente el precio futuro de una divisa. Este blindaje no evita la depreciación, pero sí sus consecuencias negativas.

Otro ejemplo de blindaje es la contratación, de parte del gobierno, de coberturas petroleras que, para decirlo de la manera más sencilla posible, son un seguro contra precios del petróleo por debajo de lo presupuestado. Este blindaje no evita la baja en el precio, pero sí sus consecuencias negativas.

Un ejemplo más de blindaje lo tenemos en el Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios que, como su nombre lo indica, es un fondo del cual puede disponer el gobierno para compensar la caída en sus ingresos y cumplir con sus gastos. Este blindaje no evita la caída en los ingresos, pero sí sus consecuencias negativas.

Un último ejemplo de blindaje lo tenemos en la línea de crédito flexible, por 61 mil millones de dólares, otorgada por el FMI, recursos de los cuales el gobierno puede disponer libremente, algo que, hasta el momento, nunca ha hecho. Nuevamente, este blindaje no evita la caída en los ingresos del gobierno, pero sí sus consecuencias negativas.

Vuelvo a la pregunta: la economía mexicana blindada, ¿contra qué? No contra depreciaciones del tipo de cambio, contra caídas bursátiles, contra bajas en el precio del petróleo, sino contra los problemas que podrían ocasionar.

El principal problema, con relación a los blindajes, es que nos falta el más importante: el blindaje contra los desatinos de la 4T, que comenzaron con la cancelación de la construcción de NAICM en Texcoco, y que siguen con la consulta popular que se llevará a cabo próximamente para decidir si el gobierno permite o no la construcción de una planta cervecera en Mexicali, todo lo cual es Estado de chueco, no de Derecho.