Amenaza pública

“Abogado que no tenga estudios de economía, muy probablemente se convertirá en un enemigo público”, frase de Louis Dembitz Brandeis (1856 – 1941), quien fuera Juez Asociado de la Suprema Corte de Justicia de los Estados Unidos de Norteamérica de 1916 a 1939, a quien parafraseo: “Legislador que no tenga estudios de economía, muy probablemente se convertirá en un enemigo público”.

¿Por qué un legislador que no sepa de economía puede convertirse en un enemigo público, capaz de hacer mucho daño a muchos? Porque si expide leyes que vayan en contra de los principios de la economía, de las leyes de la economía, de la lógica económica, puede descarrilar a la economía, con las consecuencias que ello tiene sobre el bienestar de la gente, que depende, entre otras cosas, de la buena marcha de la economía.

¿Cuántos de nuestros legisladores aprobarían en examen básico de economía? Y si no lo aprueban, ¿deben estar donde están? El principio “cualquiera tiene el derecho de ser votado”, ¿es un principio prudente? Lo mismo puede preguntarse del principio “cualquiera tiene el derecho a votar”.

Pero más allá de los conocimientos de economía, un legislador debería tener la prudencia (que es la virtud por la cual uno cuida de sí mismo para, por ejemplo, no hacer el ridículo) para, antes de hablar de números, informarse y hacer cuentas. Me refiero al caso de Mauricio Alberto Ruiz Olaes, diputado local de Querétaro por Morena, quien en entrevista (que circuló profusamente por “las benditas” redes sociales hace unos días) afirmó, y lo cito textualmente, “que si se rifa el avión (presidencial) se puede pagar la deuda externa, que es de 2 mil 700 millones de pesos”. Ruiz Olaes dijo un disparate descomunal.

Reproduzco lo que en su momento dije vía Twitter: “Deuda externa neta del Sector Público Federal (según la información proporcionada por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público), a noviembre pasado: 201,404,400,000 dólares. Recaudación por rifa avión, 6 millones de cachitos a 500 pesos cada uno = 3,000,000,000 de pesos, al tipo de cambio de hoy (18.70 pesos) = 160,427,807 dólares, ¡el 0.079% de la deuda!” De tal magnitud fue la pifia, por llamarla de alguna manera, del diputado morenista Ruiz Olaes, quien no dejó pasar la oportunidad para echarle su porra a AMLO y calificar la rifa del avión (que no se puede rifar porque no es del gobierno), como una estrategia muy clara, como algo muy bien planeado, como algo que beneficiará mucho a los mexicanos, sobre todo en materia de salud.

Que cada quien le eche porras a quien se le dé la gana, ¡faltaba más!, pero lo mínimo que se le debe exigir a un legislador es que, si habla de números, los conozca y haga las cuentas, algo que Ruiz Olaes no hizo. A cambio lo que hizo fue el ridículo.

E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Twitter: @ArturoDammArnal

21 de enero de 2020