Pobreza

El Premio Nobel de Economía 2019 le fue otorgado a Esther Duflo, Abhijit Banerjee y Michael Kremer, los dos primeros del Instituto Tecnológico de Massachusetts, el tercero de la Universidad de Harvard, por sus trabajos destinados a “aliviar la pobreza”, condición en la cual sobrevive el 43 por ciento de los mexicanos, por lo que el Nobel de Economía de este año es buen pretexto (como si se necesitara uno), para reflexionar sobre el tema, reflexión que debe comenzar por la definición de pobreza, misma que puede darse, desde el punto de vista de sus efectos, o desde el punto de vista de sus causas.

Desde el punto de vista de sus efectos la pobreza consiste en la carencia de los bienes y servicios necesarios para satisfacer correctamente las necesidades básicas, que son aquellas que, de quedar insatisfechas, atentan contra la vida, la salud y la dignidad de la persona.

Desde este punto de vista la pobreza se supera proveyendo a los pobres de los satisfactores que les faltan, provisión que por lo general realiza el gobierno, para lo cual debe redistribuir el ingreso, quitándole a Juan para darle a Pedro. En este caso se alivian, hasta cierto punto, los efectos de la pobreza, pero no necesariamente se eliminan sus causas, por lo que el problema de fondo persiste.

Desde el punto de vista de sus causas la pobreza puede definirse como la incapacidad del pobre para, gracias a su trabajo, generar un ingreso suficiente que le permita adquirir los bienes y servicios necesarios para, por lo menos, satisfacer correctamente sus necesidades básicas.

Desde este punto de vista la pobreza se supera capacitando al pobre para que pueda realizar un trabajo lo suficientemente productivo de tal manera que, si se dan las otras condiciones necesarias para ello (por ejemplo: que alguien demande su trabajo), sea capaz de satisfacer por sí mismo sus  necesidades, autonomía que forma parte de la dignidad de la persona, quien debe vivir gracias al trabajo propio, no gracias al trabajo de los demás (que es lo que sucede cuando el gobierno le quita a Juan para darle a Pedro).

Se afirma que la pobreza se supera generando riqueza, lo cual es cierto, pero sin olvidar este detalle: dicha riqueza la deben generar los pobres para lo cual deben adquirir las capacidades que se los permita (por ejemplo: aprender a pescar) y contar con las demás condiciones necesarias para lograrlo (en este caso desde la caña de pescar y la lancha hasta el lago con peces).

En la medida en la que las propuestas de Duflo, Banerjee y Kremer para combatir la pobreza se dirijan, no solo a aliviar sus efectos, sino a eliminar sus causas, estarán contribuyendo, de manera correcta, a la superación de una condición, la pobreza, que atenta en contra de la vida, la salud y la dignidad de la persona, algo inaceptable.

E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Twitter: @ArturoDammArnal