primer informe de gobierno AMLO

Ecos del informe

Durante el segundo semestre de 2018 la economía creció, medido el crecimiento por el comportamiento del PIB, 2.1 por ciento. A lo largo del primer semestre de 2019 creció 0.2 por ciento. Algo no está funcionando.

En noviembre del año pasado, antes de la llegada de AMLO, la economía creció, medido el crecimiento por el comportamiento del IGAE, 1.7 por ciento. En junio pasado, último mes para el que tenemos información, el crecimiento fue 0.2 por ciento. Algo no está funcionando.

¿No será que lo que no está funcionando es la estrategia del gobierno?

Cito del informe de AMLO: “La esencia de nuestra propuesta económica consiste en convertir la honestidad y la austeridad en forma de vida y de gobierno”, momento de aclarar que la honestidad (que siempre es una virtud) y la austeridad (que dentro de ciertos límites es una virtud y fuera de ellos un vicio, al que ya se le conoce como austericidio), no son suficientes para armar una propuesta económica exitosa que de como resultado el mayor crecimiento económico posible.

Por ejemplo, ¿de qué sirven, dándolas por supuestas, la honestidad y la austeridad, si la inversión física del gobierno se contrae 6.9 por ciento (julio de 2019 contra julio de 2018) y cae 15.8 por ciento (enero – julio de 2019 contra enero – julio de 2018)? Y de la inversión depende el crecimiento.

Nueva cita: “En cuanto a la llegada de inversión extranjera vamos bien”. ¿Será? Durante el primer semestre de los últimos cuatro años el flujo de inversión extranjera directa creció 34.5 por ciento en 2016, 9.9 en 2017, 4.7 en 2018 y 1.5 en 2019. Sigue creciendo, pero cada vez manos. ¿Vamos bien?

Cito de nuevo: “Los empresarios están cooperando con mayor compromiso social, invierten, crean empleos, aceptan utilidades razonables y pagan contribuciones”. En mayo pasado, último mes para el que tenemos información, la inversión directa decreció 6.9 por ciento. Los empresarios, ¿están invirtiendo? Durante los primeros ocho meses de la administración de AMLO se perdieron 72,547 empleos en el sector formal de la economía. Los empresarios, ¿están creando empleos, que dependen de sus inversiones directas, que son la causa del crecimiento?

Hasta qué punto los malos resultados en materia de crecimiento no se deben a que, como lo dijo AMLO, “poco a poco (estamos desechando) la obsesión tecnocrática de medirlo todo en función del simple (¡que de simple no tiene nada!) crecimiento económico, (porque) nosotros consideramos que lo fundamental no es lo cuantitativo, sino la distribución equitativa del ingreso y de la riqueza, (ya que) el fin último de un buen gobierno es conseguir la felicidad de la gente”. Por ideas como estás nos está yendo como nos está yendo. Y nos puede ir peor.

E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Twitter: @ArturoDammArnal