Se ha vuelto un lugar común, sobre todo entre los economistas, afirmar que la condición para que aumenten las remuneraciones del trabajo, comenzando por el salario, es el aumento en la productividad de los trabajadores, empezando por los asalariados: a mayor productividad mayor remuneración, y viceversa.

México, comparado con otros países, y considerando los precios de los satisfactores, es un país con salarios bajos, lo cual se traduce, para millones de mexicanos, en bajos, y en algunos casos muy bajos, niveles de bienestar. Es por ello que preocupa el desempeño de la productividad laboral durante el primer trimestre del año. Si el salario depende de la productividad, y la productividad disminuye, ¿qué puede esperarse que pase con el salario?

Según los datos del INEGI, durante el primer trimestre del año, el Índice Global de Productividad Laboral de la Economía (IGPLE), con base en horas trabajadas, comparando con el mismo trimestre del año anterior, se redujo 1.0 por ciento (más 1.0 en actividades primarias, menos 4.1 en secundarias, más 0.5 en terciaras) y, comparando con el trimestre inmediatamente anterior, se redujo 0.5 puntos porcentuales (menos 1.0 en actividades primarias, menos 1.0 en secundarias, menos 0.9 en terciaras).

Según el lugar común ya mencionado (la condición para que aumenten las remuneraciones del trabajo es el aumento en la productividad de los trabajadores), los resultados en materia de productividad del primer trimestre, sobre todo si se mantiene la tendencia, no auguran nada bueno para los trabajadores, sobre todo para los asalariados, por lo que urge revertir la tendencia, lo cual es condición necesaria, pero no suficiente, para que aumenten los salarios.

¿Por qué no aumentan más los salarios? Al final de cuentas porque la demanda de trabajo de parte de los empleadores no crece más que su oferta de parte de los trabajadores. Para que lo haga se requiere más inversión directa (que es la que crea  nuevos puestos de trabajo) y, por lo tanto, mayor competitividad del país (más seguridad y confianza para los inversionistas).

E-mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Twitter: @ArturoDammArnal