En mensaje por twitter, el mismo día en el que publiqué un Pesos y Contrapesos titulado Actividad económica, de mal en peor, Enrique Peña Nieto dijo lo siguiente: “En particular el Indicador Global de la Actividad Económica, que cada mes nos permite conocer cómo va la economía, creció 4.4 por ciento a tasa anual, y es el mayor crecimiento para un mes de marzo en seis años”, cifra, entre otras, que el presidente utilizó para poder afirmar que, al inicio de año, “nuestra economía se comportó mejor a lo esperado”, lo cual es cierto, pero…

Efectivamente, en términos anuales, comparando marzo de 2017 con marzo de 2016, la actividad económica, medida por el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE), creció 4.4 por ciento, el mayor crecimiento, para un mes de marzo, de los últimos seis años. Comparemos. En marzo de 2015 y 2016, los dos años anteriores, el crecimiento fue 3.0 y 3.9 por ciento. En enero y febrero, los dos meses anteriores, fue 2.9 y 0.9 por ciento. Haciendo estas comparaciones el 4.4 destacado por el presidente resultó muy bueno, pero…

Pero hay que tomar en cuenta que el año pasado la Semana Santa cayó en marzo, y en este año cayó en abril, por lo que en marzo pasado hubo más días laborales que en marzo del año pasado, lo cual explica el muy buen resultado del 4.4 por ciento, mismo que el presidente destacó, sin que la comparación sea del todo válida.

Si de la cifra original (que es la que usó Peña Nieto), pasamos a la desestacionalizada (que elimina el efecto “Semana Santa”, permitiendo una mejor comparación), resulta que en marzo la actividad económica creció 2.0 por ciento. En marzo de 2015 y 2016, los dos años anteriores, creció 2.6 y 2.4 por ciento. En enero y febrero, los dos meses anteriores, creció 2.5 y 2.0 por ciento. Comparando de esta manera el 2.0 por ciento confirma el título de mi artículo: Actividad económica, de mal en peor.