arturo damm2Mes tras mes el Banco de México levanta, entre 35 grupos de análisis y consultoría económica del sector privado, tanto nacional como extranjero, la Encuesta Sobre las Expectativas de los Especialistas en Economía del Sector Privado, tal vez la más importante de las encuestas que, sobre la materia, se levantan en nuestro país.

Ya tenemos los resultados de la encuesta del mes de abril. Centro la atención en las dos variables que considero más importantes: 1) el Producto Interno Bruto, PIB, que es la producción de bienes y servicios que se realiza en el país, y con la cual se mide el crecimiento de la economía; 2) la inflación, que mide el comportamiento del Índice Nacional de Precios al Consumidor. El comportamiento del PIB nos da una idea del dinamismo de la economía. El comportamiento de la inflación nos la da de la estabilidad económica. Lo ideal es que ambos, dinamismo y estabilidad, sean los mayores posibles, siendo la estabilidad condición del dinamismo.

¿Cómo ha evolucionado, en lo que va del año, la expectativa del crecimiento de la economía? En enero, febrero y marzo la expectativa de crecimiento para el 2017 fue, sin cambio alguno, del 1.49 por ciento. En abril aumentó a 1.66. Y en materia de inflación, ¿cómo ha evolucionado la expectativa para este año? Enero, 5.25 por ciento; febrero, 5.39; marzo, 5.56; abril, 5.67 puntos porcentuales. La buena noticia: en abril la expectativa de crecimiento mejoró, de 1.49 a 1.66 por ciento. La mala: en abril la expectativa de inflación, por cuarto mes consecutivo (en diciembre fue del 4.13 por ciento) empeoró, de 5.56 a 5.67 por ciento.

Suponiendo, ¡lo cual es mucho suponer!, que se cumplan estas expectativas, ¿cómo se comparará 2017 con 2016? En 2016 la economía creció 2.3 por ciento. Este año se espera que crezca menos: 1.66. Mal. En 2016 la inflación fue 3.36 por ciento. Este año se espera que sea mayor: 5.67. Mal. Se espera mayor inflación y menor crecimiento, la peor combinación posible.