arturo damm2Ayer el INEGI dio a conocer, con cifras definitivas, el crecimiento de la economía mexicana (medido por el comportamiento de la producción de bienes y servicios), durante el 2016, y de entrada contamos con cuatro cifras distintas. Primera: la tasa trimestral, que compara el resultado del cuarto trimestre del 2016 con la del tercer trimestre del 2016, y que fue del 0.7 por ciento.

Segunda: la tasa anual, que compara el resultado del cuarto trimestre del 2016 con la del cuarto trimestre del 2015, y que fue de 2.4 puntos porcentuales. Tercera: la tasa de todo el año, que es el promedio de las tasas anuales para cada uno de los cuatro trimestres del año, sin corrección por estacionalidad, y que resultó del 2.3 por ciento. Cuarta, la tasa de todo el año, que es el promedio de las tasas anuales para cada uno de los cuatro trimestres del año, corregida por estacionalidad (muchas series se ven afectadas, entre otros, por factores de calendario, y con la eliminación de ese factor se obtienen las cifras desestacionalizadas, que permiten realizar un análisis más preciso de su comportamiento), y que resultó del 2.1 puntos porcentuales. De estas cuatro tasas, ¿cuál es la mejor?

Si lo que queremos es conocer, con la mayor precisión posible, el comportamiento del crecimiento de la economía, entonces la medición más eficaz es la tasa trimestral, resultado de comparar el desempeño de un periodo con el del período inmediatamente anterior, y que en el cuarto trimestre del año pasado fue del 0.7 por ciento. Este resultado, ¿fue bueno o malo? Comparemos dicho dato con el de los tres trimestres anteriores, primero, segundo y tercero del 2016: 0.5, 0.1 y 1.1 por ciento, respectivamente. Desde esta perspectiva, durante el cuarto trimestre del 2016, el crecimiento de la economía resultó menor (0.7) que el del tercer trimestre (1.1), lo cual es una mala noticia.

Para terminar: conviene que el INEGI calcule esta tasa corregida por estacionalidad. Ello permitiría mayor precisión en el análisis.