arturo-damm2(Quinta y última parte)

Ante la andanada de medidas proteccionistas que el gobierno de Trump pretende aplicar, siempre existirá la tentación, para el gobierno mexicano, de responder de la misma manera: arancel por arancel, lo cual resultaría, desde el punto de vista ético injusto, y desde la perspectiva económica ineficaz, las dos preguntas que siempre hay que hacer con relación a las políticas económicas del gobierno: ¿es justa, respeta los derechos de las personas?; ¿es eficaz, reduce la escasez?

Uno. Si el gobierno mexicano responde a un arancel a las exportaciones mexicanas con un arancel a las importaciones estadounidenses, pagan justos por pecadores: el consumidor mexicano pagará un mayor precio por el producto importado, lo cual también afectará al productor y exportador estadounidense, ninguno de los cuales (productor – exportador estadounidense y consumidor mexicano), es responsable del arancel a las exportaciones mexicanas, siendo el responsable el gobierno estadounidense, y en concreto Trump.

Dos. Si el gobierno mexicano responde a un arancel a las exportaciones mexicanas con un arancel a las importaciones estadounidenses, eleva el precio de esa mercancía para el consumidor mexicano lo cual, ceteris paribus, eleva la escasez que enfrenta y, por ello, reduce su nivel de bienestar, todo lo cual resulta antieconómico, es decir, económicamente ineficaz, siendo económicamente eficaz lo que reduce los precios, reduce la escasez, y aumenta el bienestar.

Ante el proteccionismo de Trump (de hecho ante cualquier proteccionismo), se debe responder con más apertura comercial (lo ideal es que sea total y definitiva), para que entren todas las importaciones que los consumidores estén dispuestos a comprar, y con un total y definitivo (si no es así no lo es) Estado de Derecho (que es el gobierno de las layes justas), que haga del país un destino seguro y confiable para las inversiones directas, que producen bienes y servicios, crean empleos y generan ingresos, y que son la causa eficiente del progreso económico. Nuestro gobierno, ¿está a la altura?

Lo primero que debe hacer el gobierno mexicano es denunciar el TLC. ¿Lo hará? No.