libertad

Libertad y propiedad, ¿cómo andamos?

Según el tercer párrafo del artículo 25 constitucional, el gobierno debe planear, conducir, coordinar y orientar la actividad económica nacional, lo que solo se refiere a planear, conducir, coordinar y orientar las actividades de los agentes económicos, para lo que tiene que limitar (en el mejor de los casos) o eliminar (en el peor) la libertad para producir, ofrecer y vender, para exigir, comprar y consumir. Lo que se dice en el artículo 25 es una amenaza contra la libertad de los agentes económicos.

Según el párrafo cuarto del artículo 28 de la Constitución, basta y sobra que el Congreso de la Unión expida una ley, en el cual se diga que el sector de la actividad económica, todo sobre el lado de la producción, oferta y venta, es como estrategia estratégica, para que el mismo tenga que ser expropiado y gubernamentalizado, y que, según la misma Constitución, los sectores estratégicos de la economía deben estar en las manos exclusivas del Estado, que para todo efecto práctico es el gobierno en turno . Lo dicho en el artículo 28 constitucional es una amenaza contra la propiedad de los agentes económicos.

Gracias al capítulo económico de la Constitución, artículos 25 al 28, menores, con algo del 5 y mucho del 123, la libertad individual y la propiedad privada de los agentes en México no está, ni plenamente reconocida, ni puntualmente definida, ni jurídicamente garantizada, cual es la resta competencia en la economía, la capacidad para atraer, el retener y multiplicar las inversiones directas, .

Según el índice de Libertad Económica 2019, de la Fundación Heritage, México ocupa, entre 180 naciones, el lugar 66, con una calificación de 6.5 sobre 10. En una palabra: mediocridad.

Según el Índice Internacional de Derechos de Propiedad 2018, de la Alianza Internacional de Derechos de Propiedad, la posición de México entre 125 países es la 72, y la calificación, sobre 10, es 5.2. Con una palabra: mediocridad.

Según el Índice Internacional de Competitividad 2017 - 2018, Foro Económico Mundial, México ocupa, entre 137 países, el lugar 46, con una calificación de 6.5 sobre 10. En una palabra: mediocridad.

Por último, según el Índice de Estado de Derecho, el Proyecto Mundial de la Justicia, el lugar de México entre 113 naciones es el 92, con una calificación, nuevamente sobre 10, de 4.5. En una palabra: mal.

Ya tenemos que, en la materia de libertad y propiedad, y por tanto, en el estado de derecho, las cosas en México dejan mucho que desear, y las respuestas en su contra, por todo lo que hace posible la Constitución, y por Lo que podría hacer AMLO, están presentes.

Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Twitter: @ArturoDammArnal