presupuesto

Austeridad y sobriedad

Se expidió la Ley Federal de Austeridad Republicana del Estado, LFARE. Lo primero que hay que decir es que el gasto del gobierno, antes que austero, debe ser eficaz, capaz de lograr los fines propuestos, para lo cual debe ser, antes que austero, suficiente y ¡obviamente!, ejercido con honestidad.

Además de la palabra austeridad, otra que aparece con frecuencia en la LFARE es sobriedad. Cito: “La austeridad republicana de Estado es un modo de vida democrático sustentado en el interés general, en la sobriedad de la vida pública y privada y en la entrega abnegada al cumplimento del mandato popular”. Centro la atención en las dos palabras:  austeridad, sobriedad.

Que el gasto del gobierno sea suficiente quiere decir, ni más ni menos, eso: que no sobre (exceso) y que no falte (defecto).

Que el gasto gubernamental sea manejado con honestidad quiere decir, ni más ni menos, eso: que todo peso llegue a donde debe llegar, según lo presupuestado.

Para que el gasto del gobierno sea eficaz debe ser, uno, suficiente y, dos, ejercido con honestidad. Pero lo importante es su eficacia: que se ejerza de tal manera (con honestidad) y en las cantidades necesarias (suficientes), para que se logren los fines para los que se presupuestó. El afán de austeridad y sobriedad puede resultar contraproducente.

Austeridad: cualidad de austero. Austero: severo, ajustado a las normas; sobrio, sin excesos. Si por austeridad en el gasto se entiende un gasto ajustado a la norma (presupuesto de egresos), sin excesos (se gasta nada más en lo que debe gastarse según la norma), adelante.

Sobriedad: calidad de sobrio. Sobrio: templado, moderado. Templado: parco. Moderado: que guarda el medio entre los extremos, virtuoso en términos aristotélicos. Si por sobriedad en el gasto gubernamental se entiende no gastar en lo que el gobierno no debe gastar, ¡bienvenida la sobriedad!, pero esa discusión, ¿en qué debe gastar el gobierno?, no la veo por ningún lado.

El hecho es que el gobierno gasta en cosas que no debe, razón por la cual de entrada gasta más de lo que debe y, en mucho casos, gasta de mala manera (por ejemplo: subsidiando la oferta de algún bien o servicio cuando lo que debería subsidiar sería la demanda), todo lo cual es contrario a la verdadera austeridad (gasto ajustado a las tareas esenciales del gobierno) y a la auténtica sobriedad (no gastar en lo que el gobierno no debe gastar).

El gobierno gasta en cosas que no debe gastar por su afán de ser, desde ángel de la guarda, y como tal preservarnos de todos los males, inclusive de los que podemos hacernos a nosotros mismos, hasta hada madrina y, como tal, concedernos de todos los bienes, desde la cuna hasta la tumba, y esos gobiernos ángeles de la guarda y hadas madrinas, como lo son los mexicanos, no pueden ejercer un gasto austero y sobrio.

E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Twitter: @ArturoDammArnal

Monografía de actualidad

tlatelolco68

A 50 años, no hay pruebas indiscutibles de a qué intereses servían quienes dispararon a estudiantes y soldados que se encontraban en la plaza de las Tres Culturas, desde los edificios colindantes, después de concluir un mitin convocado por el llamado Comité Nacional de Huelga.

Leer completo

Monografía reciente

herencia

El gobierno de EPN deja un México más pobre, endeudado, devaluado, violento y corrupto, del que recibió, aunque de cara a las elecciones nos quieran pintar a “billetazos” un México color de rosa.

Leer completo

Libro ¿Por qué los impuestos son un robo?

Existe un escenario en el que no es ético pagar impuestos. El autor desarrolla y expone un sólido análisis al respecto y explica con suma claridad cuál es el origen y función de estos. Aquiéralo en librerías o contáctenos