gobierno arturo damm

¿Por qué es importante que la economía crezca lo más posible, crecimiento que se mide por el comportamiento de la producción de bienes y servicios para el consumo final, lo que se conoce como Producto Interno Bruto, PIB? Porque eso, que se produzca la mayor cantidad posible de bienes y servicios, es una de las condiciones necesarias (no suficiente, pero sí necesaria), para minimizar la escasez, el hecho de que no todo alcanza para todos, menos en las cantidades que cada uno quisiera, y mucho menos gratis.

¿De qué depende el crecimiento de una economía, que se mide por el comportamiento de la producción de bienes y servicios? De la Inversión Directa (ID), que es la que produce bienes y servicios, crea empleos, y hace posible, para quienes obtienen esos puestos de trabajo, generar un ingreso. Todo esto, no me cansaré de repetirlo, depende de la ID: producción, empleos e ingresos. Es por esto que es una variable tan importante.

¿De quién debe depender la ID? Del sector privado, capaz de invertir directamente mucho más productiva y competitivamente que el gobierno, sobrando las pruebas al respecto. Sin embargo, independientemente de que consideremos que así deba ser o que no deba ser así, el gobierno dedica parte de su presupuesto a la ID, que en este caso se conoce como Inversión Física (IF), que es principalmente ID en infraestructura de comunicaciones y trasportes, que sirve de apoyo e impulso para la ID de las empresas privadas.

En materia de crecimiento económico los resultados de México, en los últimos 35 años, han sido, por decir lo menos, mediocres: 2.4 por ciento en promedio anual, realidad ante la cual, una y otra vez, los gobiernos se proponen hacer algo, desde aplicar la receta keynesiana (mayor gasto gubernamental) hasta realizar reformas estructurales (para atraer más ID), nada de lo cual ha servido para mucho. La actual administración no será la excepción: en materia de crecimiento, si bien todo indica que los resultados serán menos malos que en los gobiernos de Calderón y Fox, el resultado será mediocre.

Una buena manera de que el gobierno apoye el crecimiento de la economía es por medio de la IF, algo que el actual gobierno no ha querido (¿realmente no ha podido?) hacer. Estos son los datos. En 2013, primer año del sexenio de Peña Nieto, la IF creció, en términos reales, 4.0 por ciento. En 2014 avanzó 7.2, y hasta allí llegó el crecimiento de la IF. En los siguientes tres años, 2015, 2016 y 2017, decreció, respectivamente, 8.3, nuevamente 8.3, ¡y 26.3 por ciento! Un dato adicional. En 2012, último año del sexenio de Calderón, la IF sumó 680 mil 976 millones de pesos; en 2017, penúltimo año del gobierno de Peña, 569 mil 277 millones. ¿Qué tanto ha apoyado el gobierno de Peña el crecimiento de la economía?

Para terminar. Según el Presupuesto de Egresos de la Federación 2018, este año la IF del gobierno sumará 643 mil 893 millones de pesos.

E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Twitter: @ArturoDammArnal

Pin It

Libro ¿Por qué los impuestos son un robo?

Existe un escenario en el que no es ético pagar impuestos. El autor desarrolla y expone un sólido análisis al respecto y explica con suma claridad cuál es el origen y función de estos. Aquiéralo en librerías o contáctenos